Afinidades electivas: Unamuno y Holmes (fragmento)Francisco Ynduráin

Afinidades electivas: Unamuno y Holmes (fragmento)

"No quiero comparar la poesía de Holmes con la de Unamuno, pues me parecen más los rasgos que las diferencian que no los que las aproximan, pese a notas de semejanza nacidas, creo de la comunidad parcial de época y si se miran con una larga perspectiva. Más bien creo que las afinidades están en la raíz de la poesía, en su justificación como actividad y entrega. En Unamuno falta enteramente esa veta, tan sostenida, de la poesía de ocasión, que hallamos en Holmes. En cualquier caso, ni la personalidad del vasco, ni su apasionamiento tienen paralelo en la psicología del otro. Unamuno ha leído, al parecer, con gusto los poemas de su autor, y ha citado incidentalmente uno de ellos, aquel "sentidísimo... en que hablando de un anciano a quien conoció en Nueva York, anciano que vivía y vestía a la antigua usanza, le compara con aquella última hoja amarilla y seca que sin acabar de desprenderse del árbol donde nació y de que vivió, llega a caer cómo en ese árbol nacen las nuevas hojas de primavera, llega a sentir su amarillez del pasado al toque del verdor de porvenir del nuevo follaje" (La mosca bicentenaria, Caras y Caretas, 29-IV-1922). Esta clase de acierto poético, tan buscado y logrado por Holmes, la ingeniosa comparación en imágenes sensibles con aplicación moral, revela en la admiración manifestada por don Miguel una estética, afortunadamente no la de que salieron sus mejores versos. Digamos que Holmes tuvo como ideal poético a Pope. (...) Y Unamuno, no sé cuánto tiempo de esta lectura, recoge un texto de Malón de Chaide -que no precisa, ni he identificado- en que se dice la misma nostalgia de la tierra, sentida en la mansión de los cielos: "dice en alguna parte que hasta el día de la resurrección de la carne, los bienaventurados no son del todo felices, por el deseo que sienten de la carne que aquí abajo dejaron" (OC, X, pág.613). "


El Poder de la Palabra
epdlp.com