Por qué se ataca a la Gioconda? (fragmento)Salvador Dalí

Por qué se ataca a la Gioconda? (fragmento)

"La pintura no es la fotografía, dicen los pintores. Pero la fotografía tampoco es la pintura. René Crevel.
Pura objetividad de la pequeña máquina fotográfica. Objetivo de cristal. Lente de poesía.
La mano ya no interviene. Sutiles armonías físico-químicas. Placa sensible a las más tiernas precisiones.
El mecanismo acabado y exacto muestra, por su estructura comercial, la alegría de su funcionamiento poético.
Un leve desinterés, una inclinación imperceptible y el hábil lanzamiento del sentido del espacio bastan -bajo la tibia presión de la punta del dedo sobre el resorte niquelado- para hacer salir de la pura objetividad cristalina del vidrio al pájaro espiritual de treinta y seis grises y cuarenta nuevas clases de inspiración.
Cuando las manos dejan de intervenir, el espíritu comienza a conocer la ausencia de las turbias floraciones digitales; la inspiración se zafa del proceso técnico, confiado en adelante al cálculo inconsciente de la máquina. El nuevo estilo de creación espiritual que es la fotografía sitúa todas las etapas de la realización del acontecimiento poético a su justo nivel.
Confiamos en los nuevos géneros de la fantasía, originados en meras transposiciones objetivas. Pero lo que somos capaces de soñar carece de originalidad. El milagro ocurre con la misma exactitud, indispensable para las operaciones bancarias y comerciales. La espiritualidad es otra cosa. Contentémonos con el milagro inmediato: abrir los ojos y ser discreto en el aprendizaje del buen mirar. Cerrar los ojos es un modo antipoético de captar las resonancias. Henri Rousseau sabía mirar mejor que los impresionistas. Recordemos que éstos miraban solamente con los ojos entornados y que sólo captaban la música de la objetividad, la única que podía penetrar a través de sus párpados a medio cerrar.
Vermeer de Delft es otra cosa. En la historia de la mirada sus ojos dan el ejemplo de mayor probidad. Pese a todas las tentaciones de la luz, Van der Meer, nuevo San Antonio, conservó intacto el objeto con una inspiración cabalmente fotográfica, producto de su humilde y ferviente sentido táctil. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com