Siempre en Babel (fragmento)Félix de Azúa

Siempre en Babel (fragmento)

"En 1797 Hölderlin logró que Hegel fuera elegido para una plaza de preceptor en la ciudad de Frankfurt, en donde él mismo residía contratado por el banquero Gontard para educar a los cuatro hijos de su esposa Suzette. Y aunque en 1798 se vio obligado a dejar el empleo porque su relación con Suzette no era del agrado de Gontard, Hölderlin buscó domicilio muy cerca de Frankfurt para mantener viva su ligazón amorosa. Así que ambos amigos, Hölderlin y Hegel, permanecieron en constante relación, durante tres años, hasta 1800. En una de sus últimas cartas, antes de acudir a Frankfurt desde Berna, Hegel le había escrito a Hölderlin: «La parte que en mi rápida decisión [de aceptar el empleo] haya tenido el ardiente deseo de volver a verte y hasta qué punto el pensamiento de nuestra reunión, el alegre porvenir que compartiremos juntos, va a permanecer vivo ante mis ojos durante los días venideros, eso es algo sobre lo que no voy a extenderme".
Hegel y Hölderlin se encontraban en un momento crítico de su desarrollo intelectual, y precisaban el uno del otro para un constante contraste de puntos de vista. A las turbulencias sentimentales añadió Hölderlin, en ese mismo período, la redacción inacabada de su Empédocles y los esenciales fragmentos sobre la tragedia griega; un temario de filosofía política centrado en las relaciones jurídicas entre los individuos de la pólis. Hegel, a la sazón, redactaba el también inconcluso Espíritu del cristianismo y su destino, en el que trata de pensar los orígenes jurídicos de las monarquías cristianas. Así pues, ambos estaban reflexionando sobre el fundamento de una posible sociedad libre, empujados por el huracán democrático de la Revolución Francesa, y ambos se preguntaban la misma pregunta: ¿por qué y cómo desaparecieron los dioses que sostenían las libertades de la pólis griega? O lo que es igual: ¿cuál es la esencia del monoteísmo cristiano? ¿Por qué nuestras sociedades cristianas son sociedades tiránicas, absolutistas y serviles? ¿Cómo y por qué la cultura cristiana prefirió la servidumbre y destruyó las libertades griegas? Ambos se contestaron siguiendo fielmente la leyenda culpabilizadora que habían aprendido en sus hogares, pero subvirtiéndola en posibilidad de liberación. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com