Glóbulos rojos, de Entre lo cotidiano de existirGünter Grass

Glóbulos rojos, de Entre lo cotidiano de existir

"Pero desnuda y reducida sólo
a proporciones me das pena.
Por eso intento
cambiarte de sitio la rodilla.
Tu espinazo cóncavo
me da qué pensar.
No comprendo por qué eres tan fea
ni por qué soy incapaz
de apartar de ti la vista
y mirar, por ejemplo,
el campo verde o el río,
que son tan naturales
y no tienen clavículas.
Te quiero lo que puedo.
Voy a componer un ballet
para tus glóbulos,
los rojos y los blancos.
Cuando caiga el telón
te tomaré el pulso
y veré si el esfuerzo
ha merecido la pena. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com