Historias trágicas ejemplares (fragmento)Matteo Bandello

Historias trágicas ejemplares (fragmento)

"Si las historias y anales antiguos no nos engañan, la mayor parte de los Reyes de Inglaterra, no solamente han sido pródigos de sangre humana, mas (aún no sé con qué influencia particular) dados a mujeres, y de tal manera se han dejado vencer de este vicio, que la lascivia ha tenido el cetro de sus reinos, como largamente se demostrara en el discurso de la Historia Siguiente.
Hubo un Rey en Inglaterra, llamado Eduardo, que se casó con la hija del Conde de Henault, y éste fue el primer matrimonio, de que tuvo dos hijos, el mayor llamado Eduardo como su padre, Príncipe de Gales, que por su valor fue muy nombrado, y el que cerca de Poitiers venció a los franceses, y prendiendo a su Rey Juan, le envió a Inglaterra. Este Eduardo padre del Príncipe de Gales, no sólo era enemigo capital de los franceses, mas también tenía continua guerra con sus vecinos los escoceses, y como se viese inquietado por todas partes, envió por su teniente general a las fronteras de Escocia, un capitán llamado Guillermo de Monteagudo, y porque había fortificado el castillo de Rosamburc, y salido con otras victorias le dio el Condado de Salberic, y le casó con una de las más hermosas damas de su reino, y algunos días después le envió a Flandes en compañía del conde Suffort, donde les fueron contraria la fortuna que fueron entrambos presos por los franceses y llevados al Louvre de París. Los escoceses luego que supieron su desgracia, y como el Condado de Salberic estaba sin Señor, aderezaron en breve una armada, y fueron a sitiar el castillo de Salberic, con determinación de prender a la Condesa, derribar la fortaleza, y robar todas las riquezas que había en ella: mas por haber el Conde de Salberic antes de su partido dejándola bien provista, no fue el suceso que ellos esperaban, antes tan bien respondidos por los que estaban dentro, que no pudiendo sufrir su furor, en lugar de acercarse, les compelieron y apremiaron a retirarse. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com