Memorias (fragmento)Hector Berlioz

Memorias (fragmento)

"Mi padre, Louis Berlioz, era médico. No me corresponde apreciar sus méritos. Sólo diré de él que inspiraba una gran confianza, no sólo en nuestra pequeña ciudad, sino también en las ciudades aledañas. Trabajó constantemente, con la conciencia de un hombre honesto comprometido en la práctica del difícil y peligroso arte de la medicina, dedicándole, al límite de sus fuerzas, horas y horas de estudio, consciente de que la pérdida de la propia vida puede depender del prójimo. Cumplió siempre con sus funciones de la forma más desinteresada, siendo benefactor de los pobres y campesinos. En 1810 fue distinguido con el premio de la Sociedad de Medicina de Montpellier, imprimiéndose su libro en París y siendo frecuentemente citado por varios galenos. Pero para él lo realmente importante, lo que suscitaba su candor y ocupaba su vida era la constante lectura y meditación.
Estaba dotado de un espíritu libre, lo cual significa que carecía de prejuicios sociales, políticos o religiosos. Sin embargo, había prometido a mi madre intentar que no me distrajera de aquello que era esencial para la preservación de mi salud, permaneciendo serio y filosóficamente indiferente ante el recitado del catecismo. Mi padre sufrió continuamente los avatares de una enfermedad incurable del estómago, que en más de cien ocasiones lo situó en la antesala de la muerte. Casi no probaba bocado. Hacía uso continuado del opio a modo de lenitivo para reavivar sus fuerzas y narcotizar su dolor. Hace algunos años, desalentado por el insoportable sufrimiento, llegó a ingerir treinta y dos granos de opio. Más tarde me confesó que no trataba de sanarse sino de ser muerto por una dosis letal y que sus pesares se desvanecieran de inmediato. Contaba diez años cuando hube de ingresar en el seminario menor para comenzar con los estudios de la lengua latina. Poco después quiso dirigir él mismo las directrices de mi educación.
Con incansable paciencia trató de captar mi atención hacia la literatura, la historia, la geografía e incluso hacia la música. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com