La Filosofía Moral en Cicerón (fragmento)Christian Garve

La Filosofía Moral en Cicerón (fragmento)

"Cuando el autor no sopesa la naturaleza moral del hombre, sino que sólo advierte las obligaciones que le impone la sociedad, vemos que entendía plenamente la filosofía de su maestro, sus exposiciones son más diáfanas y no albergamos duda alguna al respecto de que fueron enriquecidas con sus propios descubrimientos. Pero en lo que atañe a la investigación puramente teórica, en cuanto al desarrollo de conceptos abstractos a la hora de desvelar las partes más simples de ciertas cualidades morales, o bien resolver los problemas que surgen, no queda claro cuándo plagia Cicerón y cuándo elucubra per se, sus ideas no traspasan la superficie del dilema. ¿Hablar de la naturaleza de la caridad y del decoro en la sociedad, significa ser amado y respetado? Es instructivo por su claridad y precisión, es interesante lo que dice e incluso las nuevas ideas que cree percibir.
Pero la doctrina de la verdad perfecta e imperfecta, del decoro y el buen orden, la aseveración de que la virtud social es la primera de todas las virtudes, la demostración basada en la idea de la sabiduría y especialmente la teoría del contraste, que llena casi todo el tercer libro, no está tan claramente expresada ni desarrollada. La situación política en la que vivió era similar a la que padecieron los más antiguos filósofos de Grecia y confirió carácter a su moral. Los hombres pertenecientes a la clase alta tenían la intención de participar en la administración del estado. ¿Tenían otra clase de moral? Cabría preguntarse lo propio acerca de los hombres que participaban en las tareas educativas y en las científicas. Existe otra clase de sociedad a pesar de que los preceptos generales de la virtud son comunes a todos los hombres, dado que todos tienen la misma naturaleza, pero en vano buscaremos la aplicación ecuánime de estas normas en circunstancias en las que los preceptos no podrán ser nunca desarrollados. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com