La Semiótica... (fragmento)Sebastià Serrano

La Semiótica... (fragmento)

"Nosotros, sin embargo, aunque reconocemos, como ya hemos apuntado más arriba, el papel clave y único del lenguaje verbal, consideramos que reducir el fenómeno comunicativo a la comunicación verbal es escamotear una parte importante de éste. Esta reducción es una mutilación innecesaria y tiende a invalidar la mayor parte de modelos presentados hasta ahora. Incluso en la comunicación verbal, aún siendo el lenguaje el foco más importante, reconocemos que producimos y recibimos una gran cantidad de mensajes que no están expresados con palabras. Estos mensajes son los que llamamos no verbales y abarcan desde el color de los ojos, la longitud del pelo, los movimientos del cuerpo, la postura... hasta el tono de voz, pasando por objetos, vestidos, distribución del espacio y del tiempo, etc.
Los signos verbales interactúan y se complementan tan íntimamente con los no verbales que se nos hará realmente muy difícil comprender el proceso de comunicación sin conocer también uno de los componentes fundamentales de este proceso, el que va más allá de las palabras.
El estudio riguroso de estos sistemas de comunicación no se inició hasta años después de la Segunda Guerra Mundial. Esto no significa que no encontremos ya alguna referencia entre los antiguos griegos o chinos, o que en trabajos sobre danza, teatro o liturgia no haya manifestaciones interesantes sobre la consideración de los aspectos no verbales. Más adelante nos referiremos, por ejemplo, al caso de Hipócrates: la descripción que nos hace del rostro de un moribundo es una muestra excelente de lo que estamos tratando. Si damos una ojeada a la historia de la medicina, de la psicología, de la filosofía, de la antropología o de la lingüística siempre encontraremos algún aspecto relacionado con los signos no verbales, pero esto no significa de ningún modo que la comunicación no verbal, como tal disciplina, formara parte de las investigaciones tradicionales de alguna de estas ciencias. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com