De religione seu De ordinatione animae (fragmento)Bernardo Boyl

De religione seu De ordinatione animae (fragmento)

"Empero después ellos mismos que dieron vida a los otros cayeron en detestables vicios, en espantables y abominables pecados, y a la postre mataron allí mismos y fueron escándalo para muchos, después que las obras de ellos fueron manifiestas. Saliendo enfermos y flacos en su alma de su sanidad no curaron. Echaron fe en la mar de este mundo para sanar las almas de los otros, siendo ellos mismos enfermos, en lo cual perdieron allí la esperanza de Dios. Por la enfermedad de sus sentidos no pudieron resistir a la llama de las cosas mundanas que por la vecindad y costumbre que tiene con los vicios traen consigo dificultad muy áspera y fuerte de vencer. Porque aún les convenía y cumplía guardar que no viniesen mujeres ni diesen cuerpo a reposo, ni bienes o dineros porfiaran, ni fuesen puestos en gobernación sobre los otros, porque no se ensoberbeciesen por ello contra alguno. Que mejor es para ti ser tenido por necio según el poco saber tuyo en las disputas que ser estimado por tu presunción muy sabio. Reprende a aquellos que contrastarán contigo sobre la fe. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com