Flores de sombra (fragmento)Aharon Appelfeld

Flores de sombra (fragmento)

"Todos se esfuerzan en ocultar sus miedos y ansiedades y pretender continuar con su vida como si tal cosa. Otto compró un regalo muy caro: una pluma estilográfica decorada con nácar. Anna compró una barra de chocolate y un paquete de halvah. Los dulces hacen que los niños se sientan dichosos y por un instante endulzan la pena de los padres. Pero el toque del acordeón no puede ensalzar los ánimos. El que toca el acordeón hace todo lo posible por animarlos, pero su sonido envolvente únicamente incrementa la tristeza inherente.
Aún todos intentan no hablar acerca de actuaciones, o acerca del trabajo de los brigadas que fueron enviados a destinos desconocidos, o acerca del orfanato o el asilo, cuyos internos habían sido deportados sin previo aviso, y desde luego no mencionar al padre de Hugo, que le había sido arrebatado un mes antes y desde entonces nada se sabía de su paradero.
Después de que todos se hubieron marchado, Hugo preguntó, ¿Mamá, cuándo iremos a las montañas?
No lo sé. Estoy sopesando todas las posibilidades.
Hugo no comprende el significado de "sopesar todas las posibilidades". Imagina su vida sin su madre como una vida de atención y obediencia. Su madre repita, No debes actuar mal. Has de hacer todo lo que te pidan. Mamá hará lo mejor para venir a visitarte, pero no depende de ella. Todos son enviados a algún otro lugar. De todas formas no esperes mucho de mí. Si puedo venir, lo haré.
¿Papá también vendrá?
Su madre siente una convulsión momentánea y dice, No hemos sabido nada de Papá desde que se lo llevaron del campo de trabajo.
¿Dónde está?
Sólo Dios sabe.
Hugo se da cuenta de que desde las acciones su madre a menudo dice, "Sólo Dios sabe", una de sus expresiones de desesperación. Desde las acciones, la vida ha sido un continuo secreto. Su madre intenta explicarle y calmarle, pero lo que puede apreciar es terrible. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com