Samskara (fragmento)U.R. Ananthamurthy

Samskara (fragmento)

"Ahora y luego Bhagirathi Diría: El matrimonio no es una diversión. Un hogar necesita hijos. ¿Por qué no te casas de nuevo? Praneshacharya reiría. Una boda para un anciano.
Vamos, ¿qué clase de anciano eres tú? Aún no has cumplido los cuarenta.
Cualquier padre se sentiría orgulloso de darte a su hija por esposa y la bendeciría con el agua del enlace. Tú has estudiado sánscrito en Kashi... Un hogar se asienta sobre los hijos. No has conocido la dicha en el matrimonio. Praneshacharya no respondería. Reiría, acariciaría a su esposa, que estaba intentando insuflarle ánimos y le pediría que lo intentara y que lo dejara dormir. ¿No dijo Krishna, haz lo que hayas de hacer sin pensar en las consecuencias? Eso quiere decir que le estaba tentando en su camino hacia la salvación; ésa sería la causa por la que Él le ha concedido nacer como un brahmán en este tiempo y ha dispuesto para él este tipo de familia. La Acharya está llena de placeres y de un sentimiento de pena tan dulce como los cinco néctares de los días santos. Él está lleno de compasión por su esposa enferma. Se enorgullece de su suerte, pensando, al haberme casado con una inválida, he alcanzado la plena madurez.
Antes de sentarse a la mesa, recogió el forraje para Gowri, la vaca, en una hoja de plátano y la colocó en frente de ella, que estaba pastando en el patio trasero. La acarició con verdadera veneración, hasta el pelo de su piel rosa con verdadero placer. En un gesto de respeto, tocó sus ojos marrones con la mano que había tocado al santo animal. Cuando entró de nuevo, escuchó la voz de su mujer llamándolo, Acharya, Acharya.
Sonaba como la voz de Chandri. Chandri era la concubina de Naranappa. Si Acharya le hablara, se contaminaría. Tendría que hacer abluciones de nuevo antes de la cena. ¿Pero cómo probar bocado cuando una mujer está esperando en el patio? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com