Gaspard des montagnes (fragmento)Henri Pourrat

Gaspard des montagnes (fragmento)

"¿Nunca ha llegado a sentir una mayor dicha en la vida? Quizás al pensar en ella con verdadero vigor.
Estos misioneros intrépidos, que llevan el consuelo a los enfermos y moribundos, sin el menor temor, se exponen cada día al arbitrio del azar. La energía gallarda transforma y consagra al sacerdote del templo. Algunos sacerdotes deshonran los hábitos que visten e incrédulos son sorprendidos como el trueno que ruge.
El sacerdote que escuchaba todo esto, clamó:
-Acércate joven y mira las marcas en mi dorso como signo y testimonio de la fe.
Tiró de la sotana del presbítero y atónito contempló dos o tres enormes cicatrices...
Gaspard había sido bautizado por uno de aquellos refractarios tan cerca de Grange. La ceremonia se había desarrollado entre gendarmes, sin mucho decoro.
El padre sólo había de sumergirlo bajo una pila de piedra, afuera, como una burla en el patio, esperaba el carro. Así transcurrió aquel dos de septiembre entre el olor a heno y a mercado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com