Una mujer (fragmento)Sibilla Aleramo

Una mujer (fragmento)

"Decidir despedirme de mi propia vida ha sido una decisión simple, a pesar incluso de haberla tomado en un momento de gran confusión y parecía aquella bajo la égida de un eco distante, más que de un impulso o de una acuciante necesidad. Había llegado el momento de concluir con mi vida; la mujer que yo había sido hasta entonces ya no existía, atrapada en una situación cuya única salida era la muerte.
¿Cuánto tiempo sobrevino esta crisis en mi interior? Seguramente desde el día en que el turbulento hombre con el que me casé arruinó mi vida tan cruelmente, abandonándome a la corrosiva vulnerabilidad de influencias que me abocarían al vacío tanto físico como mental. Pero yo no había sido consciente de esta crisis psicológica que él había iniciado hasta el último instante; todo lo que sabía es que estaba cansada y enervada… Mi postrera derrota fue inesperada, aunque parecía totalmente lógica. No sentí el menor asomo de rebeldía, ni siquiera me sentí sorprendida. Un ciclo iba a concluir y el orden sería restaurado. Eso era todo.
En otro sentido…fue como si en el momento de intentar quitarme la vida renaciera de nuevo, siendo capaz de verme a mí misma y al mundo con otros ojos completamente nuevos. Reviví mi niñez. A lo largo de varias semanas fui como un bebé, como una chica que disfruta del simple hecho de existir.
Podía ver la luz del sol sobre las copas de los árboles desde mi asiento o la belleza de mi hijo, todo me colmaba de un enorme placer. Me sentía impelida por el brillo floreciente que interpelaba a mis sentidos, por todo lo que envuelve al proceso de la vida. Mi intelecto no registró nada. Sabía que había intentado quitarme la vida, que todo estaba cambiando a mi alrededor y que, eventualmente, podría intentarlo de nuevo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com