Entre sin llamar (fragmento)Ernst Kreuder

Entre sin llamar (fragmento)

"La inmutabilidad presidía los días postrimeros de la guerra. Pensaba con frecuencia en nuestros jardines. Albergaba la esperanza de que, de ahora en adelante, después de lo que había pasado, el olor de la tierra no aullara fugitivos cartuchos de acero. ¿Puede la paz salvar al mundo de dos décadas de guerra? ¿Estamos satisfechos con nuestra vida? Poco importan los datos biográficos, sólo son meras variaciones. Hablamos de una vida prolongada en un mundo que, básicamente, conforma la gigantesca presencia de una ininteligible apariencia. ¿Quién no querría permanecer oculto? Quizás debamos cubrir nuestros oídos para no sentirnos engañados, estafados, para no caer de nuevo, algún día, en el hedor de las fosas comunes. Las masas, como almas sin escrúpulos y destinos desenfrenados, llenarán las tumbas. ¡Ay! me pregunto por qué no transformamos los cuarteles en escuelas amatorias. Por la mañana vamos a la escuela, al mediodía contraemos matrimonio, vamos a la oficina y por la tarde nos enviarán a la guerra, en vísperas de la noche atravesaremos alambres con púas, por la noche yaceremos en la triste cama de un hospital, celebrando nuestro cumpleaños con laxantes y habrá llegado el momento de decir adiós al mundo. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com