Baiyun o la sociedad de la amistad (fragmento)Adolf Muschg

Baiyun o la sociedad de la amistad (fragmento)

"¿Qué?, preguntó Tung. A Mu no pareció molestarle ni su segunda ni su tercera pregunta. Entonces se entabló un animado diálogo en chino del que yo sólo comprendí que Tung había dejado a un lado cualquier actitud de sumisión. La señora Djin, el intérprete local y Kong, quien en ningún momento pareció hablar desde su posición de poder, se incorporaron a la discusión. Al parecer era poco menos que imposible describir el nuevo cargo en chino, por no hablar de su equivalente alemán. Cuando en una ocasión Tung lo tradujo por "fiscal" Mu dijo rápidamente que no. Así pues, no era fiscal. Al cabo de un rato, el intérprete local, tras repetir varias veces la denominación china propuso "prefecto". Los chinos asintieron, pero a nosotros aquel título no nos decía nada. A Paul le recordaba tan sólo la historia bíblica en la que un tal Cirenio aparecía como prefecto de Siria, algo oficial, por tanto, un cargo que facultaba para realizar censos de la población. Al oír la palabra "censo" que Martin pronunció un tanto precipitadamente, Mu levantó ambas manos y dijo en alemán:
-Con censura no tiene nada que ver.
Prefecto entonces. Gaby aventuró la suposición de que quizá se tratara de algo parecido a un ombudsman, encargado de "defender las nuevas libertades del pueblo chino frente a la superioridad". Samuel apostó por un juez de instrucción. Los chinos parecían molestos por la confusión que habían originado las funciones adscritas al cargo de "prefecto" y quizá también por nuestra petición de aclaración. El señor Rong miraba su plato con el ceño fruncido, tan sólo el señor Mu seguía sonriendo. A partir de entonces le llamamos prefecto a pesar de que el texto de la Constitución británica que Jules tuvo la ocurrencia de pedir al día siguiente proponía el término "procurador", eran designaciones profesionales poco expresivas y el derivado "procuración", inducía al error y confusión: "despacho, gestión, ejecución (de una cosa por otra persona), poder, autorización, mediación, tercería"... tampoco. Basándonos en la descripción de las funciones dedujimos que se trataba de un fiscal, de una autoridad acusatoria e investigadora, precisamente de lo que Mu no había querido oír hablar. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com