Historia de la filosofía (fragmento)Frederick Copleston

Historia de la filosofía (fragmento)

"La filosofía griega fue, en realidad, un logro de los griegos, fruto de su vigor y lozanía mental, lo mismo que lo fueron su literatura y su arte. No permitamos que el laudable deseo de tomar en consideración otras posibles influencias no griegas nos lleve a exagerar la importancia de éstas y a estimar en menos de lo debido la originalidad del espíritu helénico: «en verdad, es mucho más probable que subestimemos la originalidad de los griegos que no que la exageremos.» La tendencia del historiador a investigar siempre las «fuentes» produce, sin duda, muchos y muy valiosos estudios críticos, y sería tonto quitarle importancia; pero también es cierto que tal tendencia puede llevar demasiado lejos, hasta un criticismo tan extremado que deje de ser ya propiamente científico. Así, por ejemplo, no debe suponerse a priori que todo autor haya tomado de algún predecesor suyo todas y cada una de sus opiniones: si esto supusiéramos, habríamos de admitir lógicamente, en última instancia, la existencia de algún ancestral Coloso o Superhombre, de quien hacer derivar toda la especulación filosófica posterior. Ni tampoco se puede suponer, sin más, que siempre que dos pensadores o grupos de pensadores que se suceden inmediatamente en el tiempo profesan doctrinas semejantes se las deba el uno al otro. Igual que es ciertamente absurdo dar por averiguado que, si algún rito o costumbre del cristianismo coincide en parte con los de una religión asiática oriental, el cristianismo tiene que haberlos tomado del Asia, no menos absurdo es suponer que, si la especulación griega contiene algún pensamiento similar al que aparece en alguna filosofía oriental, ésta ha de ser la fuente histórica de aquélla. Después de todo, el entendimiento del hombre es perfectamente capaz de interpretar de modos semejantes las experiencias semejantes, ya se trate del entendimiento de un hindú o del de un griego, y no hay por qué ver en la semejanza de reacciones una prueba irrefutable de dependencia ideológica. Estas observaciones no pretenden menospreciar la crítica ni la investigación histórica, sino indicar únicamente que sus conclusiones deben basarse en pruebas históricas y no se han de deducir de supuestos apriorísticos más o menos adornados de un matiz pseudohistórico. La afirmación de la originalidad de los griegos no parece que haya sido debilitada seriamente, al menos hasta ahora, por la legítima crítica histórica. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com