Viajes por Italia (fragmento)Corpus Barga

Viajes por Italia (fragmento)

"Todavía hoy se arrancan pedazos del monte en inagotables canteras del signore Francesco o del signore Domenico. El carro, hundido entre sus dos enormes ruedas, estrecho y largo, como las pilastras, es, además, rojo; la caballería es blanca, y el artesano robusto lleva una camisa que no le llega al cuello y unos pantalones color del monte.
¡Ah!, si los artistas hubiesen seguido laborando sus artes como su oficio los canteros del Ceceri, el arte no hubiera tenido que caer en el cubismo para seguir siendo la estupefacción de las gentes. Estos canteros de hoy tienen las manos menestrales de los canteros que tallaron las piedras del palacio Strozzi.
Florencia es un camafeo de la tierra toscana. No se puede huir del arte de la ciudad a la naturaleza en derredor, sin sentir aún más la ciudad y su arte. Es lo propio de las ciudades talladas- Segovia, Toledo, Ávila, con sus paredones, son las bellas ciudades que no están talladas; están "situadas"; lo primero admirable en ellas es su situación, les da un valor el contorno.
Florencia, en cambio, como el camafeo, le da al contorno un valor y toma de él la materia. Todo eso que se dice del paisaje espiritual de estos montes en torno de Florencia, se ha dicho después de conocer la pintura florentina. Florencia ha pintado su paisaje; no sólo que los pintores florentinos han pintado el paisaje de estos montes, sino que hoy nos es difícil librarnos de ver este paisaje como nos lo han pintado los florentinos.
Una cosa indudable le debe la civilización florentina a la naturaleza, y es el reunir, como en Grecia, en poco espacio mucha variedad de aspectos: el bosque secular, el lienzo duro de la cantera, la suavidad de la forma dibujada con la luz, con el color, la línea tan altamente decorativa del ciprés, lo caótico de la tierra polvorienta; en estos momentos va el espíritu, como los pies, haciendo lazos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com