La familia Borgia (fragmento)Miquel Batllori

La familia Borgia (fragmento)

"De los cinco hijos documentados del matrimonio del segundo Rodrigo-Gil de Borja con Sibília d´Oms, dos entroncaban con familias de la nobleza menor setabense: Joan-Gil con Francia de Tous y Joana con Bartomeu Serra; y un Rodrigo, clérigo, murió siendo obispo de Barcelona allá por el mes de diciembre de 1478. Los otros dos dieron origen a dos grandes familias, al emparentar con personas de alto linaje: éstos fueron Galceran-Gil y Jofré (padre de Alejandro VI).
Galceran-Gil de Borja, que testó el 26 de septiembre de 1435, estaba casado con Isabel de Montcada, que procedía de una rama valenciana de aquella gran familia de la época de la Cataluña condal, y dejó tres hijos documentados: Bernadona, casada con el señor de Picassent, Galceran de Castellar; Galceran de Borja, casado con Tecla Navarro d´Alpicat, que dejó cinco hijos (uno de ellos, el cardenal Joan de Borja, arzobispo de Monreale, que fue legado a latere, como hemos indicado, en la corte de Alfonso II); y Ot, casado con Violant Sanoguera, con descendencia documentada.
Por tanto, el Joan de Borja, llamado el mayor, arzobispo de Monreale, a quien el papa envió como legado a Nápoles, era primo hermano suyo, persona de toda confianza, por su larga permanencia en Roma mucho antes de que Rodrigo fuese elevado al sumo pontificado.
En la carta citada de este Joan de Borja al cubiculario Joan Marrades, contándole los festejos celebrados en Nápoles con motivo de las nupcias de Jofré de Borja con Sancha de Aragón, príncipes de Esquilache por concesión de Alfonso II, después de explicar el casamiento en la capilla del Castelnuovo, añade:
"... acabada la misa, de las misma forma su majestad y yo llevamos a la esposa hasta los aposentos de las damas, y luego la majestad del señor rey me condujo a sus aposentos, y me enseñó todas sus joyas y libros, y a continuación fuimos a escuchar música singular y de gran perfección. Todo esto duró hasta dos horas después de que anocheciera. Su majestad y yo, entonces, fuimos por la esposa [...], y nos sentamos a la mesa para cenar dos horas después de anochecer. Nos hallábamos en la mesa la ilustrísima princesa en medio de la majestad del señor rey y de mí; luego, el ilustrísimo don Federico, a mi derecha, y, a continuación, el gobernador de Cataluña al lado de don Federico en la parte izquierda, donde estaba la majestad del señor rey. Al lado estaba sentado el ilustrísimo señor príncipe de Esquilache, y después el ilustre Virginio Orsini, gran condestable. Estuvimos cenando hasta pasadas cinco horas de que anocheciera". "



El Poder de la Palabra
epdlp.com