Hitler victorioso (fragmento)Gregory Benford

Hitler victorioso (fragmento)

"Apagó la luz del baño, fue a su habitación, cerró la puerta a sus espaldas. Se dirigió a la cama y se detuvo, completamente inmóvil, contemplando la librería. Entre Shirer y el tomo de Churchill había un tercer volumen, muy delgado. Adelantó una mano para tocar su lomo, delicadamente; leyó el nombre del autor, Geissler, y el título, Hacia la humanidad. Debajo del título, como una cruz de Lorena sin su parte superior, estaban la F y la L entrelazadas del Frente de Liberación.
Hacía diez minutos, el libro no estaba allí.
Se dirigió a la puerta. El pasillo al otro lado estaba desierto. Desde alguna parte de la casa, muy débilmente, llegaba una música: Till Eulenspiegel. No había sonidos más cercanos. Cerró de nuevo la puerta, la aseguró por dentro. Se volvió y vio que el armario del vestidor estaba ligeramente entreabierto.
Su maletín estaba aún en la mesita auxiliar. Cruzó hasta él, extrajo la Lüger. El tacto de la pesada pistola era reconfortante. Metió el cargador, quitó el seguro, introdujo una bala en la recámara, que resonó con un ruido seco. Se dirigió hacia el armario, abrió la puerta con el pie.
Nada.
Dejó escapar el aliento con un ligero silbido. Quitó el cargador, hizo saltar la bala de la recámara, depositó la pistola sobre la cama. Se irguió de nuevo, contemplando el estante. Pensó: «Debo haberme equivocado».
Sacó el libro, cuidadosamente. Geissler había sido prohibido desde su publicación en todas las provincias de los Dos Imperios; ni siquiera Mainwaring había visto nunca un ejemplar. Se sentó en el borde de la cama, abrió el libro al azar.
La doctrina de la coascendencia aria, tan ansiosamente adoptada por las clases medias inglesas, poseía la razonabilidad superficial de la mayor parte de las teorías rastreables últimamente hasta Rosenberg. La respuesta de Churchill, en un sentido, ya había sido hecha: pero Chamberlain, y el país, se volvieron hacia Hess...
El asentamiento de Colonia, aunque parecía ofrecer esperanzas de seguridad para los judíos ya domiciliados en Gran Bretaña, pavimentó de hecho el camino para una serie de campañas de intimidación y extorsión similares a las ya emprendidas anteriormente en la historia, notablemente por el rey Juan. La comparación no es inadecuada; para la burguesía inglesa, ansiosa de construirse una racionalización, descubrió muchos precedentes irreductibles. Un auténtico Signo de los Tiempos, casi con toda seguridad, fue el resurgir del interés en las novelas de sir Walter Scott. En 1942, la lección había sido aprendida por ambos lados; y la estrella de David era una visión común en las calles de la mayor parte de las ciudades británicas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com