Antes del amanecer (fragmento)Gerhart Hauptmann

Antes del amanecer (fragmento)

"Loth: Mi padre era un trabajador del gas. Vivíamos con dificultad al lado de la fábrica y nuestras ventanas daban hacia el patio. Yo vi muchas cosas ahí. Había un trabajador por ejemplo, que había trabajado en la fábrica cinco años. Comenzó a tener una violenta tos y a soltar flema… Recuerdo como mi padre nos contaba sobre este hombre en la mesa. Su nombre era Burmeister y estaba amenazado con contraer pulmonía si trabajaba más tiempo en la fábrica de jabón. El doctor le había dicho eso. Pero el hombre tenía ocho hijos y, débil y enfermo como estaba, no lograba encontrar otro trabajo en otro sitio. Y por ese motivo tenía que permanecer en la fábrica de jabón y su jefe era muy considerado porque lo mantenía. Se consideraba así mismo un ser humano extraordinario. Una tarde de Agosto el calor era abrasador, Burmeister se arrastraba a través del patio con una carretilla llena de limas. Yo miraba por la ventana cuando noté que paró, paró de nuevo, y finalmente inclinó la cabeza entre las piedras. Corrí hacia él, mi padre vino, otros trabajadores llegaron, pero él apenas pudo tomar aliento y su boca estaba llena de sangre. Ayudé a cargarlo dentro de la casa. Era una masa de trapos sueltos, apestando a todo tipo de químicos. Antes que lo metiéramos en la casa, ya había muerto. Escasamente una semana después sacamos a su mujer del río en donde los deshechos de lejía de nuestra fábrica eran drenados. Y, cuando uno sabe cosas de ese tipo como las conozco yo -créanme- uno no puede encontrar descanso. Una simple pastilla de jabón, que no incita a nadie en el mundo a pensar en algún daño, tan sólo un par de limpias y bien cuidadas manos son suficientes para apenar a una persona tan profundamente. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com