Lecciones elementales de economía política (fragmento)Guillermo Prieto

Lecciones elementales de economía política (fragmento)

"En 1862 se calculaba nuestro comercio con la Francia en cinco millones de pesos poco menos, consistiendo nuestras exportaciones en maderas exóticas, vainilla, cochinilla, cueros de res, tabaco, vegetales filamentosos, zarzaparrilla y Jalapa, algodón, lana, añil y otros artículos.
Las importaciones francesas consisten principalmente en tejidos de algodón, seda y lana, mercería, pasamanería y modas, vinos, pieles curtidas, papeles, libros y otros artículos.
Me ha parecido conveniente traducir la reseña que sobre las industrias de México remitió el cónsul de Tampico al ministerio francés en 1864 y constan en la obra magnífica titulada Anales de comercio.
Como las referencias todas son al comercio de esas dos naciones, ellas aclaran la materia de que tratamos visto el cuadro a la luz de los intereses europeos, que en esa época trataban de halagarse.
"Existen en México tres ramas importantes de industria indígena, a saber: la explotación de las minas, la fabricación de rebozos, especie de tejidos de diversas materias sirviendo a la vez de chal y de velo, la de los jorongos, especie de vestido, y las de frazadas o cobertores de diversas calidades.
A fin de proteger esos dos últimos ramos de la industria, todos los gobiernos han prohibido la importación de similares extranjeros. Pero es tal el desarrollo que ha tomado esta fabricación y el bajo precio de sus productos, que ellos no tienen hoy necesidad alguna de protección para sostener su concurrencia con el extranjero. Se cree, por el contrario, que retirada la protección, los efectos semejantes extranjeros se obtendrían a más bajo precio.
La mano de obra en los departamentos del centro de México es más barata que en los lugares más poblados de Europa. El obrero mexicano es en lo general muy inteligente y lleva una vida verdaderamente frugal.
La lana para los tejidos se produce en México y tiene un costo de 30 por ciento menos que en Francia. Si a esta diferencia de precios de la materia primera se agrega el flete de mar, seguros, transportes de tierra e interés de los fondos, será necesario convenir en que es muy difícil a la industria extranjera competir con estos artículos especiales. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com