Ovind: una historia sobre la vida en Noruega (fragmento)Bjornstjerne Bjornson

Ovind: una historia sobre la vida en Noruega (fragmento)

"Ovind permaneció con los ojos y la boca muy abierta y metió ambas manos en los bolsillos:
-¿Quién eres tú? -preguntó-.
-Me llamo Marit. Soy la mascota de mi madre y el ojo derecho de mi padre, el hada del hogar, la nieta de Ole Nordiustuen en Heidegaard y cumpliré cuatro años en otoño, dos días después de las heladas nocturnas.
-Vaya, conque tú eres eso-dijo él, mientras respiraba hondo.
-¿Es tuya la cabra? -inquirió la niña.
-¿Por qué? -dijo él y miró hacia arriba.
-He fantaseado acerca de tu cabra. ¿Me la darías?
-No, no puedo hacer eso.
Se dio la vuelta y miró por encima de él y sugirió:
-¿Y si te doy un bizcocho de mantequilla, me la darías?
La familia de Ovind era pobre. Él sólo había probado los bizcochos de mantequilla una sola vez en su vida, en una ocasión que el abuelo vino y los trajo consigo como aguinaldo.
-Déjame ver primero el bizcocho, dijo.
Ella se lo mostró brevemente y lo dejó caer.
-No está entero. Con cuidado recogió las migajas -anhelaba degustar el más pequeño bocado y estaba tan apetitoso que añoró probar otro y otro, hasta que se dio cuenta de que ya no quedaba bizcocho.
-Ahora la cabra es mía -le recordó la niña.
Ovind se quedó quieto con el último bocado en su boca. La niña se sentó y le sonrió, la cabra permanecía a su lado, con su pecho blanco y su pelo lanoso de color marrón oscuro.
-¿Podrías aguardar un poco? -preguntó el niño, mientras su corazón comenzaba a latir apresuradamente.
Entonces la chica se rió con más fuerza y se levantó sobre sus rodillas:
-No, la cabra es mía. Y rodeó su cuello con los brazos, desató su liga y se la envolvió alrededor.
Ovind contemplaba cómo ella se levantaba y trataba de empujar la cabra pero ésta se mostraba remisa y estiraba su cuello buscando a Ovind.
-Ba-a-a -dijo él.
La niña sujetó a la cabra por el pelo y tiró de la cuerda con la mano restante, mientras la engatusaba:
-Vamos, cabrita, ven. Te llevaré a la cocina y te daré leche y pan. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com