Trabajo sobre el mito (fragmento)Hans Blumenberg

Trabajo sobre el mito (fragmento)

"No podían pensar lo suficientemente lejos de sí lo divino que decidía sobre ellos; todo el mundo de dioses no era sino un medio de mantener a distancia del cuerpo humano ese poder concluyente y definitivo, de tener aire para una respiración humana. Kafka a Max Brod, 7 de agosto de 1920.
La expresión "horizonte" no es únicamente un compendio de todas las direcciones de las que se puede aguardar algo indeterminado. Constituye también un compendio de las direcciones según las cuales se orienta la labor de anticiparse a las posibilidades o de ir más allá de ellas. En correspondencia con la prevención está la presunción. Al reparto de papeles siguiendo las pautas de la imaginación o del deseo le es lícito carecer de realismo, siempre que ello no afecte al centro de la supervivencia. Hasta en la teoría más tardía hay un conjunto de enunciados que siguen en pie sólo gracias a su irrefutabilidad y que forman toda una corte en torno a un núcleo fundamental de realismo imprescindible a tales enunciados, cuya refutación sería letal. Partiendo de esa forma de realismo, sigue siendo difícil entender qué es, en el mejor de los casos, un residuo de lo aún no refutado y qué es la masa, indiferente de lo irrefutable. Con vistas a la afirmación de una realidad de potencia superior se han ido abriendo paso, a lo largo de milenios, unas historias que no pudieron ser contradichas por la realidad.
Independientemente del punto de partida que, en cada caso, se haya elegido, el trabajo de desconstrucción del absolutismo de la realidad habría ya comenzado. Entre los restos que dominan nuestra representación de la época temprana de la humanidad, acuñando su imagen de tool-maker, sigue siendo inhallable todo aquello que tuvo también que realizarse para hacer, de un mundo desconocido, algo conocido, para dar una visión panorámica de un área de datos desarticulados, incluyendo en ello lo que está tras el horizonte, inaccesible a la experiencia. Ocupar el último horizonte, como el mítico "borde del mundo", significa anticipar los orígenes y las desviaciones de lo no-familiar. El homo pictor no es únicamente el productor de pinturas rupestres para prácticas mágicas de caza, sino también un ser que juega a saltar por encima de su falta de seguridad mediante una proyección de imágenes.
Al absolutismo de la realidad se le opone el absolutismo de las imágenes y los deseos. En Tótem y tabú, Freud ha hablado de la "omnipotencia de los pensamientos" como la signatura del animismo arcaico. Recordemos que, tras el abandono del bosque, la vida se reparte entre la cueva y el territorio de caza al aire libre. El espacio cerrado permite hacer algo que el espacio abierto veda: el dominio del deseo, de la magia, de la ilusión, la preparación anticipada del efecto mediante el pensamiento. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com