La legibilidad del mundo (fragmento)Hans Blumenberg

La legibilidad del mundo (fragmento)

"Más importante es que en la cosmogonía griega no se habla. Ni el alfarero de hombres Prometeo ni el demiurgo del mito platónico pierden una palabra al plasmar su destreza artística en su obra. Bien es cierto que la retórica es necesaria para que la obra se abra paso y se consolide frente al ciego poder de la necesidad: hay que persuadir a Ananké, pero sólo de que no oponga resistencia alguna al proceso demiúrgico. Nada de ello se cuela en la obra, ni puede hacerlo, dado que su constitución está ya fijada desde el principio en el modelo de ordenación de las ideas. Mirar hacia los modelos primigenios -no el decir lo que debe ser- es la condición constitutiva del proceso de formación del mundo. Antes que nada, tiene que ser captable en su iconicidad lo relacionado con las imágenes originales y los reflejos de las mismas. No es algo que esté en los libros.
Frente a esto, el pensamiento de la creación bíblica tiene una orientación no demiúrgica, sino imperativa. El Señor manda y la cosa sucede. Él tiene que decir qué debe ocurrir, pero no cómo ha de ocurrir. "Yo he creado la tierra, los hombres y las bestias que hay sobre la haz de la tierra con mi gran poder y extendiendo mi brazo y se lo doy a quien yo quiera." En correspondencia con ese gesto imperioso, el creador comprueba luego si el mandato fue seguido y lo bien que ha sido hecho todo. La especulación sapiencial y conceptual no sólo hipostatiza esa condición verbal del acto creativo, sino que eleva el contenido del mandato a acción razonable. De este modo, la acción de poder se convierte en la autorrepresentación, de rango igual para el cosmos helenístico.
En la creación no se trata de una comunicación que tenga que ser entendida o seguida; para esto ya tenemos, de una forma total y exclusiva, la forma, heterogénea, de revelación de la Ley, prefigurada, en su inextricabilidad, por vez primera, en el paraíso por la prohibición de comer del árbol del conocimiento. En la naturaleza, en cambio, el creador demuestra su poder para dejar bien cimentada la confianza histórica. El Dios creador se convierte en el Dios de la alianza, que desde el principio de todas las cosas y con ese principio había demostrado su poder contra todos los dioses extraños. El concepto de naturaleza de esa demostración de fuerza se aviene tan poco con la metafórica de escrito y libro como la -excluyente- ley de la ascendencia con cualquier aproximación a un derecho natural. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com