De las divisiones (fragmento) Boecio

De las divisiones (fragmento)

"En realidad, lo que llamamos todo tiene muchos significados. Pues un todo es lo que es continuo, como un cuerpo o una línea o algo de esta clase. Llamamos también todo a lo que no es continuo, como todo el rebaño o todo el pueblo o todo el ejército. Llamamos todo a lo que es universal, como a "hombre" o a "caballo". Estos son, en efecto, todos respecto de sus partes, esto es, de los hombres o de los caballos, y de ahí que digamos que cada hombre es un particular. Se llama también todo a lo que consta de ciertas capacidades, como en el caso del alma, una es la capacidad de saber, otra la de sentir y otra la de vegetar.
Así, pues, la división del todo ha de hacerse de tantos modos cuantos se diga el todo; primero, sin duda, si fuera continuo, en aquellas partes de las que se observe que consta este todo. Pues de otro modo no es división. Pues el cuerpo del hombre lo dividimos en sus partes así: en cabeza, en manos, en tórax y pies; y, si se hace una división correcta de otra manera, lo dividimos en las partes que le pertenecen. Pues las cosas que se componen de muchas maneras, de muchas maneras se dividen, como el animal se divide, en verdad, en partes que tienen partes semejantes entre sí: en carne y huesos, y además, en las que no tienen partes semejantes entre sí: en manos, en pies. También del mismo modo se divide la nave y la casa. Asimismo el libro lo dividimos en líneas y éstas en palabras, éstas, a su vez, en sílabas, y las sílabas en letras. Y así resulta que las sílabas, las letras, los nombres y las líneas parece que son ciertas partes de todo el libro, aunque, tomadas de otro modo, no son partes de un todo, sino partes de todas las partes.
Pero es menester que se considere que no todo se divide en acto, sino en el alma y en la razón, como al vino mezclado con agua lo dividimos en porciones de vino mezclado con agua, y ésta es una división en acto; lo dividimos también en el vino y el agua de las que está mezclado, y ésta es una división en la razón: pues estas cosas, una vez mezcladas, no pueden separarse en acto. Pero la división del todo se hace también en materia y forma. Pues la estatua consta tanto de sus partes como de materia y forma, esto es, del bronce y la figura. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com