La lengua de los cálculos (fragmento)Étienne Bonnot de Condillac

La lengua de los cálculos (fragmento)

"Cuando estudiamos un idioma, no es para aprender a hablar en él cosas que no sabemos; mas por lo regular es materia que principalmente preferimos para nuestras conversaciones en las lenguas que sabemos bien. Pero nadie ha imaginado hasta ahora hablar de lo que no entiende, en una lengua que ignora; porque afortunadamente la cosa es imposible.
Luego debemos aprender primeramente a traducir a los dialectos que queremos estudiar, lo que hemos aprendido en los otros dos. Por este medio los compararemos, juzgaremos mejor de ellos, y nos familiarizaremos más y más con las operaciones que hemos practicado, y continuaremos pasando de lo conocido a lo desconocido.
Nada más sencillo que la traducción de la numeración por medio de los guarismos, porque basta escribirlos en el orden con que están dispuestos los dedos. En el primer lugar, pondremos las unidades sencillas, del mismo modo que las hemos determinado con el dedo pequeño; en el segundo lugar, las unidades de decena, como lo hicimos con el dedo inmediato; en el tercero, las unidades de centena, como lo hemos verificado con el dedo de en medio . Y así 462 por ejemplo, significará cuatro centenas, más seis decenas, más dos unidades sencillas, o cuatrocientos sesenta y dos.
Pudiéramos agregar un cuarto y quinto lugar, procediendo al infinito; y por consiguiente; no podrá darse un número que no sepamos expresar: luego tenemos una numeración perfectamente análoga a la que practicamos con los dedos, mucho más cómoda y de un uso infinitamente más general. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com