Temprano otoño (fragmento)Louis Bromfield

Temprano otoño (fragmento)

"Y, al abandonar la habitación, Olivia comprendió que en lo futuro tendría que lidiar con una pobre tía inválida, de la cual todos abusaban, que empleaba todas sus fuerzas en hacer buenas obras, recibiendo en cambio el trato cruel de una intrusa, de una especie de aventura que, reptando, había conseguido introducirse en el corazón de la familia Pentland. La tía Casandra, con su arte, haría que las cosas aparecieran así.
El calor no cesó. Se mantuvo como una nube sobre toda la comarca, envolviendo la negra procesión que marchaba por los senderos y el camino real, pasando por los feos bungalows estucados habitados por los molineros, pasando frente a la casa municipal, adonde un Pentland había apostrofado a su ruda congregación y desde el cual el reverendo Josiah Milford partió con los suyos hacia el oeste.
Envolvió a la procesión hasta las puertas mismas de la iglesia de piedra cubierta de hiedra (construida como un decorado imitando una iglesia rural inglesa), y en la cual los Pentland rendían culto a los dioses más transigentes despreciados por el famoso quemador de brujas. A su paso, bajo los álamos de la calle Alta, mujeres y niños polacos se detenían haciendo la señal de la cruz.
La pequeña iglesia presentaba un aspecto muy tranquilo, en contraste con la agitación de la calle Durham, a pesar de hallarse repleta de parientes, amigos y allegados de la familia. Hasta los últimos bancos estaban ocupados por pobres y medio olvidados restos de la familia que no poseían riquezas que les permitieran navegar suavemente por las corrientes de la vida. La vieja señora Featherstone (que corría con el lavado) sollozaba, como era su costumbre en todos los funerales; la anciana señorita Haddon, aristócrata, aunque desprolija, se mostraba, a pesar del verano, envuelta en fourlards y alto sombrero, y una prima de los Pentland lucía su capa, hallándose presente, también, la señorita Mugatroyd, en cuya casa se servía un té acompañado por melancólicos sándwiches. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com