Trabajos de cristal (fragmento)Simon Schaffer

Trabajos de cristal (fragmento)

"Aquello que los experimentalistas del Barroco consideraban el "ingenio", para los filósofos naturales del Romanticismo pasó a ser el "genio". La destreza artesanal de los filósofos naturales no fue objeto de elogio a lo largo de todo el siglo XVII. Los experimentalistas se tenían por "ingeniosos", y así se llamaban entre sí, dando a entender su inteligencia e inventiva naturales. Quienes se dedicaron a las ciencias en el Romanticismo, sin embargo, se conocían como los hombres de "genio". Sólo después de la primera mitad del siglo XVIII el término pasó a oponerse a "ingenio" y a otros términos emparentados. Goethe recordaba así algunos de sus usos en la década de 1770: "En la lengua habitual de la época, "genio" era un término adscrito exclusivamente al poeta. Pareció entonces surgir de la noche a la mañana todo un mundo nuevo: se buscaba y se esperaba encontrar el genio en el médico, en el general, en el estadista y, sin que pasara mucho tiempo, en todos los hombres que aspiraban a la eminencia, ya fuera en el campo de la teoría o en el de la práctica". Ambos términos fueron objeto de grandes controversias. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com