El recolector de sombras (fragmento)Andrzej Szczypiorski

El recolector de sombras (fragmento)

"-Hola, joven, llamó el oficial al chico en cuanto entró en el compartimento. Luego se dirigió a sus parientes:
-Cómo pasa el tiempo. Krzys se ha convertido en un jovencito. Me cuesta reconocerlo. ¿Qué edad tienes, Krzys?
-Quince, replicó el muchacho. No recordaba al oficial. Muchas personas pasaban por casa de sus padres.
-En unos pocos años servirás conmigo, exclamó el oficial.
-Afortunadamente, él no está preparado para el ejército, matizó la madre del chico. Es demasiado frágil.
-Es fuerte y saludable. Dijo el padre.
El aire del compartimento estaba cargado, incluso aunque las ventanas estaban abiertas. Sin embargo, se acomodaron lo mejor posible. El chico y su padre en el lado de la ventana, y su madre y el oficial en el medio. La camarera se sentó junto a la puerta, mientras afuera el revisor permanecía en pie y sudaba copiosamente.
Por fin el tren se puso en marcha, pasando por anodinos paisajes urbanos vistos a través de las ventanas: chozas, parcelas, casas ennegrecidas por el hollín, cabañas destartaladas. Carros enganchados a delgados ponis lanudos rodando a lo largo de caminos de tierra entre edificios, perros acostados bajo la sombra de las lilas y las acacias que ya no estaban en flor. Luego la ciudad se esfumó y el tren aceleró su marcha a través de las tierras bajas de los prados, planas como una mesa, inundadas del sol del estío, desprovistas de sombra.
El padre del chico y el oficial departían acerca de la situación internacional.
Su padre dijo:
-Y sin embargo no puedo evitar la persistente sensación de incomodidad...
-Confíe en mí, doctor, replicó el oficial. No hay motivo por el que preocuparse. Hitler está rodeado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com