En los límites de Europa (fragmento)Étienne Balibar

En los límites de Europa (fragmento)

"Hay cuestiones más difíciles. Nos encontramos con las secuelas de la guerra en Kosovo, los Balcanes o Yugoslavia, en un momento en el que el protectorado establecido en Pristina por las potencias occidentales se está poniendo en marcha en medio de numerosos obstáculos e incertidumbres, mientras que en Belgrado se suceden inciertas maniobras a favor o en contra del desarrollo prospectivo del régimen actual. No es cierto que todos enjuiciamos de la misma manera estos hechos, en los que estamos inmersos desde hace ya bastante tiempo.
Es incluso probable que tengamos opiniones profundamente divergentes sobre el tema. El hecho de que no usemos los mismos nombres para la guerra que acaba de tener lugar es una señal inequívoca de ello. Es posible -es probable- que algunos hayan condenado la intervención de la OTAN, por diversas razones, y que otros, aduciendo otros razonamientos, no se vieran capaces de tomar partido. Es posible, incluso probable, que algunos sintiéramos una excesiva subordinación de Europa hacia el exterior, hacia el poder hegemónico de los Estados Unidos, mientras que otros contemplaron la utilización de mercenarios estadounidenses al servicio de los objetivos continentales. Y así sucesivamente.
No pretendo resolver estos dilemas. Pero quiero dejar clara mi convicción de que estos sucesos carentes de piedad revelan fundamentales contradicciones, a modo de plagas, en el proceso de unificación europea. No fue fruto del azar que sucediera en una Europa creada para cruzar un umbral irreversible, mediante el establecimiento de una moneda única que derivara en el control comunitario de la política económica y social y mediante la aplicación de los elementos formales de la "ciudadanía europea", cuyas contrapartidas son rápidamente percibidas.
En realidad, lo que está en juego aquí es la definición de las modalidades de inclusión y exclusión en el ámbito europeo, como una "esfera pública" de la burocracia y de las relaciones de fuerza, sino también de la comunicación y la cooperación entre los pueblos. En consecuencia, en el sentido más fuerte del término, es la posibilidad o imposibilidad de unificación europea. En el establecimiento de un protectorado en Kosovo, e indirectamente, en otras regiones de los Balcanes, caso del bloqueo de la Serbia de Slobodan Milosevic, prevalecieron elementos concernientes a una imposibilidad pragmática de carácter duradero -incluso si se llegara a pensar, como es mi caso, que una intervención que tratara de evitar el curso de la "limpieza étnica" ya no podría evitar ésta, o siendo escéptico, como también es mi caso, dudaría de la justicia en relación al derecho de los pueblos a la libre determinación en la historia de las instituciones políticas. El inaceptable "impasse" al que habíamos llegado en vísperas de la guerra en la antigua Yugoslavia era fundamentalmente el resultado de la impotencia, la incapacidad y la negativa de la "Comunidad Europea" a la hora de proponer soluciones políticas de asociación, de abrir posibilidades al desarrollo de los pueblos en los Balcanes (y más en general de la zona oriental) y asumir sus propias responsabilidades en una lucha eficaz contra las violaciones de los derechos humanos. Por tanto, es Europa, especialmente las principales potencias europeas, las que se han de encargar de los acontecimientos catastróficos que posteriormente se llevaron a cabo y de sus consecuencias presentes. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com