Soldados y amantes (fragmento)Leslie Thomas

Soldados y amantes (fragmento)

"Ella tomó el tren en Paddington, una hora tarde, y se sentó en el caliente compartimento mientras divisaba los grises edificios del oeste londinense. La tapicería estaba tan desgastada que carecía de ningún estampado. El barniz de la madera estaba marcado con rayas. La malla de los bastidores estaba rota. En los largos viajes, a menudo los militares dormían en ellas. Justo por debajo de los bastidores aparecía lo que parecían ser antiguas imágenes doradas de cómo había sido la vida antes de la guerra. La regata Henley, los botees y los remeros y las sombrillas. El camposanto donde Gray había escrito su elegía. El bastión del Castillo de Windsor, con su bandera izada.
Kate llevaba su mejor vestido y esperaba la reacción de sus padres. Hacía siete días que se había marchado y William había prometido -insistido- que se encontraría con ella en la estación.
Cuando el tren se movió más allá de las calles dañadas del extrarradio de Londres, el sereno verde de la campiña pudo ser divisado gradualmente a través de la ventana. Sauces y campos, granjas y graneros, el lento discurrir del Támesis y la pálida hierba bajo los puentes. Todos pensaron en lo hermoso que sería el final de la guerra. En el este, los rusos estaban cercando al enemigo. Italia se había rendido, pero los alemanes lucharon tenazmente a lo largo del país. Pronto Francia sería invadida, la resistencia había sido fulminada, la guerra terminaría y no habría más bombardeos. La vida fluiría pacíficamente sobre el Támesis. Eran esperanzas fundadas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com