Lully Arjona (fragmento)Alfonso Danvila

Lully Arjona (fragmento)

"Continuamente enferma, vivía siempre en casa de una parienta, y de una familia numerosísima, que no hablaba de otra cosa que de su matrimonio y de la necesidad de que aprovechara cualquier partido que se presentase para realizarlo, chocaban a cada paso los sentimientos de unos y otros produciendo escenas en que, si los parientes decían a Luisa cuanto pensaban acerca de su manera de ser, recordando lo desairado de su posición, tampoco la muchacha se mordía la lengua para repetir a gritos a su familia que estaba en edad de hacer lo que le diera la gana y que no le parecía bien el venderse descaradamente, porque aún no se encontraba bastante vieja para perder la esperanza de conseguir otra cosa.
Lo malo era que, a pesar de aquellas bravatas, de sobra comprendía Lully que tenían razón en el fondo sus allegados, pues de nada sirve a una mujer pobre todo su ingenio si no gana una posición en la sociedad por medio de un marido, y muchas veces, después de sostener animada disputa con su madre y sus tías, se quedaba triste y silenciosa pensando en el porvenir que tan oscuro se presentaba ante sus ojos, o bien, cuando las palabras del sermón habían sido demasiado duras, se encerraba en su cuarto y, una vez sola, se tapaba la boca hasta casi ahogarse para impedir que se oyeran los sollozos y quejidos que tan materiales argumentos arrancaban a su dignidad.
En ocasiones, estuvo a punto de complacer a todo el mundo, uniéndose con alguien que quisiera dar su mano y su fortuna a cambio de una mujer guapa y una grandeza de España; pero al llegar el momento de los compromisos, vacilaba su sinceridad y terminaba por desengañar al pretendiente, usando de las palabras más delicadas y de las formas más corteses.
Apenas realizado esto, lo sentía con toda su alma, al experimentar nuevos disgustos y nuevos apuros en su casa, por lo cual no hacía otra cosa sino formar planes de que al primer hombre un poco presentable que le dijera cuatro chicoleos, le haría dueño absoluto de su persona. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com