La acelina (fragmento)Eugenio de Tapia

La acelina (fragmento)

"Gob. y Murv. Allí están: ¡Oh qué aventura! Mas no es justo incomodar.
Mad. y Ros. ¿Queréis en tal coyuntura el tiempo desperdiciar?
Gob. y Murv. A mal tiempo hemos entrado: yo no debo estar aquí.
Abrazándole.
Blinv. ¡Qué veo! Murville amado, deja que me abrace a ti.
Ros. y Mad. ¿Es vm. Murville ahora?
Murv. Soy Murville, sí señora.
Gob. Es Murville, sí señora.
Ros. y Mad. ¿Y vm. díganos quién es?
Gob. y Murv. Blinval.
Blinv. Puesto a vuestros pies.
Ros. y Mad. Decidme el arcano os ruego, que no puedo comprender.
Gob. y Murv. Os lo aclararemos luego: Germán nos lo hizo saber. Pudímoslo así saber.
Gob. Por una puerta secreta, Blinval, ese picarón, vino a vuestra habitación, y Murville se fingió.
Ros. y Mad. ¿Por una puerta secreta vino a nuestra habitación?
Gob. y Murv. Por ella misma nosotros venimos de la prisión. Buena ha estado la función. A Murville.
Blinv. A tu prima ruega ahora que deponga su rigor: mi pecho a Rosina adora. Causó mi culpa el amor. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com