Mozart. Su carácter, su trabajo (fragmento)Alfred Einstein

Mozart. Su carácter, su trabajo (fragmento)

"Mozart escribió más de cincuenta sinfonías, de las cuales unas pocas, datadas en su juventud, han desaparecido o no han sido conservadas. Al comparar este número con las nueve sinfonías de Beethoven, o las cuatro de Brahms, queda manifiesto que la palabra "sinfonía" no revestía el mismo significado para Mozart que para Beethoven o Brahms. En Beethoven, éste era el sentido de la palabra -un trabajo orquestal que más allá de cualquier ocasión sirviera para enfatizar un ideal público o humanitario- Mozart, también, desde este punto de vista, escribió únicamente cuatro o cinco sinfonías. Pero si asumimos la palabra desde el sema que tenía en el siglo XVIII, hemos de comparar la producción sinfónica de Mozart con la de Haydn, que al menos escribió ciento cuatro sinfonías; y debemos recordar que estas ciento cuatro sinfonías de Haydn fueron escritas en un período de cuarenta años. Haydn escribió su primera sinfonía a la edad de veintisiete años y Mozart la suya a la edad de nueve; a pesar de que la primera sinfonía de Haydn precedió a la primera de Mozart únicamente en cinco o seis años. La senda que conduce de la inocencia de la primera sinfonía de Mozart, k. 16, a la gran sinfonía C, conocida como "Júpiter" es más larga que la distancia entre el primer trabajo de Haydn y la última de sus sinfonías londinenses, incluso aunque éstas no fueran escritas hasta después de la muerte de Mozart, reflejando su influencia y el estímulo de su ejemplo. Beethoven halló sus más grande estímulo histórico y espiritual para su monumental sinfonía en la pieza sinfónica "Praga" de Mozart y en las tres grandes sinfonías de 1788. El arte de la gran sinfonía es logro de ambos, de Mozart y de Haydn, y ninguno de ellos hubiera podido dar pasos tan eficaces en la excelsitud de sus obras sin la influencia del otro. Ambos tomaron como punto de partida la sinfonía italiana, y en ningún aspecto de la historia de la música cabe personalidad más emergente que en el hecho de que no subsista el arte italiano sinfónico en el más elevado sentido y en el hecho de que nunca gozara de tal consideración. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com