Wagner y Brahms (fragmento)Alfred Einstein

Wagner y Brahms (fragmento)

"Brahms sólo era músico. Nunca llegó a sentir la desilusión de Wagner. Él estaba inmerso en otro tipo de tragedia, su propia posición como músico tuvo lugar de forma extemporánea. No quiero decir que él empleara su vida, resignándose a que su arte careciera de alegría, poder y seguridad. Pero él sufrió más que Wagner los cambios que sobrevienen con el paso del tiempo, los cambios en cuanto a la percepción de los gustos, aunque su trabajo nunca pudiera calificarse de caduco, porque Brahms era un maestro de maestros a la hora de esmerarse con devoción en su trabajo. No hubo una sola de sus concepciones en las que no usara las manos a lo largo de los más de cien pasajes, llegando a sernos familiar el descubrimiento de sus misteriosos elementos inherentes.
Pero no es fortuito que Brahms pareciera ser víctima del pesimismo. El Brahms de la sinfonía pseudo-heroica en F major, la sinfonía en E menor con el bosquezo helénico de su lento y pausado movimiento, el oscuro pasacalle final, el quinteto de tristes clarinetes, la perfección de las sonatas. Nada podría ser más simple o más definitivo que estas piezas de música. Lo más que podemos saber acerca de Brahm es que fue un hombre con todas sus limitaciones y sobre todo un músico, lo que más amamos de él. Hemos de considerar su lugar y su posición en la historia, así como su exclusión del paraíso de las artes, cuyas puertas fueron clausuradas tras Beethoven y Schubert. Nos impresiona su genialidad. Hizo más grande la excelsa tradición. Para nosotros, que obviamente somos pequeños para medir este hecho, ¿qué habrá más noble que terminar con este prejuicio? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com