Hablemos de terrorismo (fragmento)Noam Chomsky

Hablemos de terrorismo (fragmento)

"Hay que entender las elecciones estadounidenses dentro de su contexto real. Estados Unidos es efectivamente, en muchos aspectos, una sociedad libre y abierta. Los recursos de violencia que el Estado puede emplear son relativamente limitados, hay mucha gente privilegiada y así, en cierta medida, podemos hablar de una sociedad abierta.
Pero, por otra parte, se trata de una sociedad totalmente despolitizada. En Estados Unidos no existe una política de partidos tal como existiría en una democracia aceptable. Ésta es la razón por la cual casi la mitad de la población no vota.
Son primordialmente los pobres los que no votan. Si se hace un análisis económico de este grupo entonces se encontraría que se trata de gente que en los países europeos comparables votaría por uno de los partidos con base trabajadora, por ejemplo, los partidos socialistas, comunistas, etcétera. Esencialmente, esta gente no está representada aquí y, por eso, no vota. En Estados Unidos no existe un partido que represente a los trabajadores. En este país hay, de hecho, un solo partido que se conoce como el partido de la propiedad, el cual tiene dos facciones: la demócrata y la republicana, que pueden definirse adecuadamente como grupos de inversionistas que se juntan en un esfuerzo por controlar el Estado. De esta manera, el pueblo puede escoger entre dos grupos privilegiados de inversionistas.
En efecto, todo el proceso de las elecciones es, en cierta medida, un asunto de mercado. En las últimas encuestas de opinión, dos días antes de las elecciones, los resultados indicaron que la votación beneficiaría en un 60% a Reagan, tal como sucedió efectivamente. Pero la misma gente, al preguntársele si el país estaría peor en caso de que se realizaran programas de Reagan, contestó que sí. Esto indica, y muchas otras encuestas lo confirmaron, que esas personas iban a votar por Reagan no porque aprobaran su política -frecuentemente estaban en contra de ella- sino porque lo eligieron de una manera similar a como escogen, digamos, una coca cola, una pepsi cola o algo por el estilo. Y la actuación de los medios de comunicación el día de hoy lo ilustraba también. Hubo un comentarista que hizo un análisis político, haciendo preguntas "tan profundas" como si Mondale había llevado la corbata correcta o si Geraldine Ferraro se había vestido adecuadamente. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com