Mientras los hombres mueren (fragmento)Carmen Conde

Mientras los hombres mueren (fragmento)

"No sé si he nacido ahora, o si es que acabo de morirme. Porque siento un dolor tan enorme en los vacíos de mi alma, que si Dios me los llenara de Sí, ¡cuánta fertilidad de amor pondría en este duelo! Me caigo de angustia, y no comprendo para qué me alzaron los horizontes como a sol, si la antorcha de que me vi llevadora no venía de ninguno peor, ni a otro mejor se la he de dar yo.
¿Cómo entender el trajín de mi sangre, Señor? Todo nace con un fin y una aspiración que cumple. Yo vine con verbo, y por él quise que atravesaran ríos y selvas, ¡y ya sabes Tú con qué apremiante amor un día quise la voz de un hijo!; pero mi voz clama entre mis brazos, inútil voz de soledad más sola que el vencido, sin que otro se la ciña al cuello vistiéndoselo de fuerza.
No abras, Dios, mi fosa en las nubes. Ábrela aquí, entre los que ni escuchan ni aman lo celeste, lo tuyo uno y desdichado, loco de frenesíes por tus criaturas que no se me dan como el pan y el agua; como yo las quiero: sustancia mía para nutrirte a Ti en este pobre rincón de mi cuerpo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com