La hermana noviciaFrançois Coppée

La hermana novicia

"Cuando en ella murió todo doloroso sentimiento
Y cuando ya hubo perdido toda esperanza falaz,
Fue, resignada, a buscar en un antiguo convento
La gran quietud que prepara para la divina paz.

Sus tocas baten el hábito de franela inmaculada
Cuando ella, pálida, torna del paseo habitual,
De aquella huerta sin flores, de los vientos abrigada,
Donde hay sólo unas legumbres, unos mirtos y un parral.

Más, no obstante, ella cogió en un día de verano
Una flor que trascendía a cierto recuerdo humano
Que la empujaba –a pesar de la jurada obediencia-

Al mundo, y ella aspiróla en un claustro solitario.
Y después, habiendo puesto en santa paz su conciencia,
Murióse como se extingue el alma de un incensario. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com