España en la vida italiana del Renacimiento (fragmento)Benedetto Croce

España en la vida italiana del Renacimiento (fragmento)

"Ya hemos visto que Galateo se lamentaba de la difusión que en Italia tenían las lenguas extranjeras, especialmente la española. Pero es muy natural que un pueblo al prevalecer sobre otro, o simplemente, al entrar en más estrecha relación, despierte interés por sus cosas y suscite el deseo de conocer y hablar su lengua; lo cual, por otra parte, le ocurre también, en mayor o menor grado, al pueblo dominador tan pronto como éste entra en relación con el habla y las cosas propias del país sojuzgado. Así, mientras Galateo difundía sus escritos por Italia, principalmente en las provincias meridionales, Castiglione, sin ira y sin odio, con gran amplitud de sentimientos e ideas, aconsejaba a su cortesano ideal el conocimiento de las lenguas "española y francesa", porque "Italia mantiene frecuente comercio con una y otra nación y ambas naciones se hallan muy conformes con nosotros, y ambos príncipes siendo poderosísimos en la paz, tienen siempre la corte llena de nobles caballeros que se desparraman por todo el mundo y con los cuales nos es necesario hablar". Tampoco censuraba el uso de vocablos de aquellas lenguas en la conversación en italiano, o sea, "aquellos términos, franceses o españoles, que ya hemos aceptado en nuestras costumbres", mentando de las voces españolas algunas como primor, accertare, avventurare, ripassare, attillato, creato." "


El Poder de la Palabra
epdlp.com