Acerca de lo no-otro o de la definición que todo define (fragmento)Nicolás de Cusa

Acerca de lo no-otro o de la definición que todo define (fragmento)

"Fernando. Algunos teólogos llamaban a la creatura no-otro que participación de Dios. Acerca de esto estoy muy interesado en oírte.
Nicolás. En primer lugar, tú ves, ciertamente, lo no-otro mismo innominable, porque ningún nombre alcanza a ello mismo puesto que precede a todos. Ahora bien, todo nombre es eso que es, por participación de ello mismo, por lo tanto se nombra lo de ninguna manera nominable. De esta forma se participa lo imparticipable en todos. Están, ciertamente, aquellos que participan no-otro oscuramente, porque lo hacen confusa y generalmente; están aquellos que lo participan más específicamente; están aquellos que lo participan muy especialmente, como la vida del alma que algunos miembros participan oscuramente, algunos más claramente, algunos, empero, muy especialmente. Además las potencias del alma participan la inteligencia algunas más claramente, algunas otras más oscuramente. También las creaturas que son menos otras de otras, por ejemplo las inteligencias puras, participan más de ello mismo; y las que son más otras de otras, como por ejemplo las corporales que no se toleran a sí mismas en un solo lugar, participan menos de la naturaleza de ello que es no otro de algo.
Fernando. Veo que lo que has dicho es así; pero además, te ruego, no seas remiso en añadir de qué modo se ve verdadero que las esencias de las cosas son incorruptibles.
Nicolás. En primer lugar, tú no dudas, ciertamente, que lo no-otro mismo es incorruptible, pues si se corrompiese, se corrompería en otro; ahora bien, establecido otro también se establece no-otro; por lo tanto no es corruptible. Además, es cierto que lo no-otro mismo se define a sí mismo y a todo. En consecuencia todas las esencias de las cosas no son a no ser sino de lo no-otro mismo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com