La bien plantada de Xenius (fragmento)Eugeni D'Ors

La bien plantada de Xenius (fragmento)

"Pero no. Las apariencias pueden engañar mucho; no tanto. Pondríamos las manos en el fuego... ¿Todo, pues, será puro prodigio en torno a la aparición, en el pueblecito veraniego, de tan perfecta criatura?
La perfecta criatura pasea en este momento por la playa. Viene conversando aún con sus amigas. Es siempre la más alta; y más altos que ella ya no hay sino el cielo y la noche. Callando aplicando el oído, podéis, desde el balcón del Casino, oír sus palabras.
Y acontece entonces algo de una infinita dulzura. Callando, aplicando el oído, poniendo el alma en vuestra atención, habéis oído que la Bien Plantada habla con sus amigas un catalán puro y bien acordado.
Guárdate, admiración mía, guárdate de empujarme a lirismo, al venir al punto en que es de razón que trate de la figura de la Bien Plantada. Ni a comparaciones te des, ni palabras imprecisas y prestigiosas, fáciles caminos de la fácil sugestión, te sepan tentar. No cantes nada, no exaltes nada, no mezcles nada. Define, cuenta, mide... Haz por decir, como Stendhal, loco de pasión, no obstante, por la iglesia de San Pedro en Roma, al empezar su descripción: Voici des détails exacts.
He aquí, pues, detalles exactos. Tiene la Bien Plantada un metro ochenta y cinco centímetros de altura. De los pies a la cintura, un metro veinticinco, sesenta centímetros de la cintura a la cabeza. En torno a esta inicial desproporción dichosa se agrupan, en el resto, las más acordadas proporciones. Así el pie, no demasiado pequeño, es fino y viviente en toda su extensión, del talón a la punta. Los tobillos parecen poco anchos, tal vez, pero es sólo favor de la media blanca. Al andar se adivinan las rodillas redondas, poderosas y perfectas. Y el problema de unir las largas viajeras extremidades con el tronco, que reposa, parece resuelto por la arquitectural natura según un escondido sutil artificio a la manera del que el Renacimiento empleó con la invención de los que se llamaron "duomos". "



El Poder de la Palabra
epdlp.com