Jesús en su tiempo (fragmento) Daniel-Rops

Jesús en su tiempo (fragmento)

"En el punto esencial en que se aprecia verdaderamente una forma de civilización, es decir, en la concepción que tiene de la vida, los Romanos fueron sólo unos seguidores. Y eso, que explica ampliamente la facilidad, con que aceptaron otra "Weltanschauung" -la concepción del mundo de los Cristianos-, esterilizó también sus mayores éxitos.
En medio de las innumerables aportaciones de ideas y de doctrinas que atraía la gloria de Roma, era menester un enorme esfuerzo para mantener -o tratar de mantener- una dirección latina. Ese esfuerzo lo intentó Augusto ayudado por algunos amigos, como Mecenas. Virgilio quiso hacer de la Eneida la suma de las ideas, de las creencias y de las tradiciones de su país. Tito Livio describió, desde sus orígenes hasta el reinado de Augusto, el grandioso desarrollo de las glorias nacionales. Hubo una gran floración literaria: Tíbulo, Propercio, Ovidio. Pero ¿existió ahí verdaderamente una espontánea producción del genio romano o encontramos la influencia griega en la base de absolutamente toda su literatura, teatro, poesía y también en la de su arte? Salvo en el terreno jurídico, ¿qué ha creado Roma? Aparte de que ¿representan de veras, estas grandes obras que veneramos, el pensamiento medio en tiempos del Imperio? Quienes formaban los espíritus no eran Virgilio y Tito Livio, sino los retóricos, cuyas múltiples escuelas estaban llenas y que habituaban a sus alumnos a controversias, análisis y argumentaciones tan sutiles como poco formativas. La materia misma de la inteligencia se achaparró, lo prueba la pobreza del teatro y también la multiplicación de esos extractos, repertorios o florilegios cuyos compiladores fueron Higinio, bajo Augusto, y Valerio Máximo, bajo Tiberio, y a los que el mismo Séneca en sus Cuestiones naturales, y Plinio el Viejo, en su Historia Natural, se acercaron peligrosamente. Esta crisis del espíritu romano puede parecer de poca importancia respecto a otras crisis morales, sociales y religiosas más patentes. Pero cuando la inteligencia se debilita es cuando las sociedades se doblegan, y para que revivan es precisa una aportación de nueva fuerza creadora. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com