Primera Filípica (fragmento), de Discursos ante la Asamblea Demóstenes

Primera Filípica (fragmento), de Discursos ante la Asamblea

"Pero si alguno de vosotros, varones atenienses, piensa que Filipo es difícil de combatir, viendo el tamaño de la fuerza de que dispone, y todos los territorios que ha perdido la ciudad, piensa correctamente; sin embargo, que haga la siguiente reflexión: que antaño teníamos nosotros, varones atenienses, Pidna, Potidea, Metone y todo aquel territorio circundante, y que muchos de los pueblos que ahora están con él eran autónomos y libres, y preferían estar en relaciones amistosas más con nosotros que con aquél. Pues bien, si entonces Filipo hubiese tenido la opinión de que le era difícil, desprovisto de aliados, combatir a los atenienses, que tenían tantas fortalezas dentro de su propio territorio, nada habría llevado a cabo de lo que ahora realizó ni habría adquirido gran fuerza. Sin embargo, varones atenienses, aquél vio bien esto: que todos esos territorios son trofeos de guerra que están en medio del campo y que, naturalmente, pertenecen a los presentes los bienes de los ausentes, y a los que están dispuestos a pasar penalidades y arrostrar peligros, los de los descuidados. Valiéndose, pues, de esta manera de pensar, todo lo ha dominado y lo mantiene en su poder, parte tras haberlo arrebatado por la guerra y parte después de convertirlo en aliados y amigos, pues todos quieren aliarse y prestar consideración a aquellos que ven preparados y dispuestos a hacer lo que es necesario. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com