La catedral vieja de Lérida (fragmento)Vicente Lampérez

La catedral vieja de Lérida (fragmento)

"La Catedral vieja de Lérida es un magnífico monumento de la transición románico-ojival, con algunas influencias mudéjares, en el que brilla una singular unidad, no obstante lo vario de los detalles. Tiene planta románica, de cruz latina, con brazos muy extendidos, cinco ábsides semicirculares (uno de ellos desaparecido) y tres naves en el brazo mayor, que es muy corto y desproporcionado con relación a las dimensiones del crucero, acaso por imposiciones del emplazamiento. Los pilares son muy gruesos, de núcleo prismático y robustas columnas en los frentes y en los codillos. Las bóvedas son, o fueron, de horno en los ábsides, y de crucería, muy recias, en todos los tramos. El contrarresto se obtiene por enormes contrafuertes. Las ventanas, de arco de medio punto, tienen gruesas columnas en las jambas. En los brazos del crucero hay sendas torres-escaleras. Elemento un tanto avanzado de estilo, sobre el resto de la Catedral, es la linterna del crucero, octogonal, sobre trompas cónicas, con bóveda de nervios y altas ventanas de arco apuntado; ejemplar de la serie a que pertenecen las de la Catedral de Tarragona y de San Cucufate del Vallés, y algunas otras, en Cataluña.
Notabilísima es la riqueza de los capiteles, que ya llamó la atención del P. Villanueva, a pesar de sus exclusivismos clásicos. En su inspiración pertenecen a los más variados tipos románicos; así, los hay de entrelazos serpeados; de fantásticas alimañas afrontadas, de abolengo oriental; de imitación o recuerdo clásico; de historias más o menos reales, etc., etc. Pero en la ejecución se nota ya la manera de la época ojival. La serie constituye una de las más estupendas colecciones de escultura decorativa de toda España. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com