Added upon (fragmento)Nephi Anderson

Added upon (fragmento)

"Las huestes celestiales -los hijos e hijas de Dios- se reunieron. Muchas voces se entremezclaban, se alzaron murmullos, como la cresta de la ola a punto de desvanecerse.
En ese instante todo el tumulto cesó y reinó un silencio perfecto.
-Escuchad la voluntad del Padre.
Una voz emocionó a la multitud. Era clara como una campana cristalina, dulce y llenaba de música los alborozados corazones.
-Y ahora, hijos del Altísimo -fueron sus palabras- habéis llegado a un punto en el que es necesario colmar vuestras necesidades y anhelos, viviendo en la presencia de Dios, creciendo en conocimiento como niños. Dios se siente dichoso puesto que habéis demostrado la fortaleza de vuestro espíritu, con el que habréis de gobernar la tierra. Se os han enseñado las leyes de la luz y la vida, que crean y controlan los principios del universo. Es cierto que este proceso no ha sido uniforme, como no lo es la misma armonía de la música, mientras que otros habéis estudiado la belleza de las obras circundantes de la divinidad. Hay un campo del conocimiento que permanece vedado para vosotros. En el estado espiritual presente no habéis estado en contacto con lo más burdo de la existencia. Vuestras experiencias abarcan el ámbito de la vida espiritual y hay todo un mundo que preside la materia, un mundo que ignoráis. Todo tiene su opuesto. Tenéis la concepción del bien y del mal, pero ambas se subdividen en varias ramas que vosotros no podéis entender. Una vez más albergáis la esperanza de llegar a ser como vuestros padres, no para alcanzar un cuerpo de carne y huesos, sino un tabernáculo que sea receptáculo de la perfección más sublime y recibir la herencia de Dios. Antes de convertiros en creadores y regidores del orbe, debéis primeramente conocer la existencia de las leyes y elementos que rodean este universo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com