Sociología de una novela rosa (fragmento)Andrés Amorós

Sociología de una novela rosa (fragmento)

"Aquí están. Desde la línea del horizonte avanzan hacia nosotros sus figuras resplandecientes, llenas de gracia y de armonía. Son jóvenes, hermosos, apasionados. Parece un milagro conocerlos en medio de toda nuestra pobreza, de toda nuestra tristeza, de la mediocridad, del dinero, de los días grises, el mal humor y el cansancio de vivir. Son la flor más hermosa de una naturaleza avara de perfecciones: lo que todos hubiéramos querido ser. Son, sencillamente, "él" y "ella", los héroes de la novela.
Pedro Salinas señaló con gran finura el proceso semántico e histórico de la palabra: El héroe literario es, sucesivamente, el inmortal, el guerrero, el ser excelso y un hombre cualquiera. El tránsito del tercer estadio al último se verifica, según él, con la novela picaresca española, en los siglos XVI y XVII. En las novelas de Corín Tellado estamos, todavía, en la fase tercera: el héroe como ser extraordinario, todavía no como simple protagonista.
Se pone hoy de moda, en algunos sectores de la crítica literaria, el establecer una tipología de los personajes característicos de un género o de un autor. Aplicar este esquema a Corín Tellado resulta muy fácil y, quizá, instructivo. Tenemos siempre una pareja de jóvenes (más o menos, según los casos) que acabarán enamorados (locamente, en todos los casos).
A veces interviene un tercer elemento (masculino o femenino) que completa la posibilidad del triángulo o desempeña el papel perverso: los llamaremos, naturalmente, "el malo" o "la mala", porque so son y nada más. A pesar de su iniquidad (o, más exactamente, a causa de ella), juegan un papel absolutamente necesario en la novela, desde el punto de vista estructural. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com