Inga (fragnento)György Konrad

Inga (fragnento)

"¿Debe conocerse a sí misma la primera persona del singular? Debo forcejear conmigo misma, mirar dentro de mí y desarmarme a mí misma. ¿Qué hallaría en mi interior? ¿Un fondo luminiscente? ¿Una inagotable repetición? ¿Podría ser que la puerta que abre el interior padece de esclerosis? La alegría se entremezcla con el dolor como recurso catárquico, mientras esperamos ganar algo de dinero. Cada frase, cada párrafo es una unidad independiente, valiosa en sí misma. Las piezas de cada colección se organizan de forma independiente. Muchas historias pueden convivir en una misma casa, hecho que podría ser comparado con una novela y sus diferentes héroes. Un anciano catatónico apenas recuerda su juventud. Veo un colorido jardín de flores, quizás la barroca fantasía de una mujer. Mi vecino sólo es un viejo pedante llamado Erik, dice una anciana. Veo una piedra y una ninfa en el agua, una columna cubierta de musgo, arcos y torres por triplicado, o tal vez sólo lo he imaginado; quizás sólo sea la locura de un arquitecto en una absurda versión de la realidad. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com