Una mañana entre libros (fragmento)Carl Jacob Burckhardt

Una mañana entre libros (fragmento)

"Nos hallábamos en la singladura del año 1924 y yo estaba trabajando por aquel entonces en la Biblioteca Nacional de París. Recuerdo que una mañana de invierno acudí a una peluquería, cerca de la Madeleine, y le pedí al barbero que me lavara la cabeza. Lo que sucedió acaeció con tal espontaneidad que sin embargo no parece exenta de cierta artificiosa imprevisibilidad. Rilke, que se había olvidado su dinero en el hotel, no podía pagar el servicio y hubo de soportar las lamentaciones del propietario del establecimiento, excusándose a su vez. Habiendo reconocido al admirable poeta, me dispuse a pagar la pequeña cuenta del mismo. Rilke, al que no veía desde hace un año y que ignoraba que se hallaba en París, me miró como un fantasma, hasta que por fin me reconoció. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com