La conquista de Jerusalén (fragmento)Myriam Harry

La conquista de Jerusalén (fragmento)

"A menudo no se detenía a escuchar el significado de las palabras, pero se dejaba envolver por el rítmico sonido de las frases. Se sentía especialmente embriagado por la voz dulce y melodiosa de su esposa, desde que la escuchara por primera vez en el hospital, sintiendo cada sonido como un beso. En cierta forma se parecía a la voz de su madre.
Y mientras leía, contemplaba su infancia, la casita, el pequeño jardín y los recuerdos de su tío abuelo. La vieja y obsoleta Biblia acudió a su memoria, entre otros recuerdos. Contempló el cielo que cubría ese edén tan verde y vacío, concebido para las intangibles alegrías y las caricias fraternales. Los beduinos pasaban como sombras furtivas tras la pared de juncos, parecían pobres diablos expulsados del vergel angelical, y comparó también la cima nevada del monte Hermón con la cabeza blanca de Jehová sobre las soñolientas nubes.
Por la noche, cuando los rebaños se hallaban envueltos en una neblina púrpura y se apresuraban a la fuente, los caballos trituraban las especias y toda Galilea parecía estar envuelta en una enorme cazuela humeante; cuando Cécile, desde un ruinoso trono frente al espejo del cielo púrpura, se desató sus trenzas de oro, víctima de una ardiente lujuria y vertió su amor por Hélie en poéticos y apasionados himnos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com