La civilización de la cristiandad (fragmento)Bernard Bosanquet

La civilización de la cristiandad (fragmento)

"Hablando en líneas generales, tengo la firme convicción de que confundir las ideas acerca de la moralidad con las ideas morales es algo muy pernicioso. Por ejemplo, nunca le diría a la gente que hay una norma que debe seguir o una sanción que han de afrontar. Como regla general, las perplejidades de la conciencia son evitadas para vivir la propia vida, tratando siempre de ampliar un punto de vista que varía caprichosamente.
Por lo tanto, asumiendo las ideas éticas en el sentido de ideas sobre la moral y las ideas morales como adalides de la vida, trato directamente por lo general con ideas morales y no con ideas acerca de la moralidad.
Soy plenamente consciente de que en una época intelectual esta distinción no es absoluta, pero la naturaleza de la ciencia da por cierto que la distinción siempre va a existir.
La idea, por ejemplo, que es especialmente deseable para sentirse bien o sentirse mal es una idea acerca de la moral; la idea de algo bueno en particular que ha de ser hecho es una idea moral. Cualquier fórmula de la justicia, como la igualdad, el mérito o la necesidad, es, por sí misma, una idea acerca de la moral; la concepción de algo definitivamente posible para llevar una buena vida es una idea moral. La idea de que el sacrificio es virtuoso es una idea acerca de la moral; la concepción particular por la que un hombre desprecia los placeres y se deleita en torno a una vida laboriosa es una idea moral. La idea de que la voluntad es libre cuando el hombre es bueno es una idea acerca de la moral; pero la voluntad sólo puede ser liberada por la aprehensión de determinadas ideas morales. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com